A pesar de la gripe porcina la Cámara de Diputados sigue sesionando reformas a la Ley General para la Igualdad entre Mujeres y Hombres

En sesión del día 28 de abril de este año, la Cámara de Diputados de México, se aprobó “…el proyecto de decreto que reforma y adiciona diversas disposiciones de la Ley General para la Igualdad entre Mujeres y Hombres, el cual señala como sus principios rectores la no discriminación, la equidad y todos los contenidos en la Constitución Política, así como los establecidos en los instrumentos internacionales ratificados por el Estado mexicano.”

En esta reforma se adicionó la fracción VI al artículo 9 de la Ley General para la Igualdad entre Mujeres y Hombres para “establecer, implantar las acciones y tareas específicas establecidas en los tratados internacionales en materia de igualdad entre mujeres y hombres ratificados por el Estado mexicano que faciliten el cumplimiento de sus objetivos y metas”.

Esta Ley como muchas otras son poco conocidas por la comunidad en general, más todavía en el otro México, el obrero, el indígena, el campesino pesar de que su objeto central es el de “…regular y garantizar la igualdad entre mujeres y hombres y proponer los lineamientos y mecanismos institucionales que orienten a la Nación hacia el cumplimiento de la igualdad sustantiva en los ámbitos público y privado, promoviendo el empoderamiento de las mujeres…”

Tiene como principios rectores “…la igualdad, la no discriminación, la equidad y todos aquellos contenidos en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.”, como lo establece su artículo 2.

La Ley General para la Igualdad entre Mujeres y Hombres acepta la aplicación supletoria de otras leyes, conforme lo establece su artículo 4 que a su letra dice: “En lo no previsto en esta Ley, se aplicará en forma supletoria y en lo conducente, las disposiciones de la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación, la Ley de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, la Ley del Instituto Nacional de las Mujeres, los instrumentos internacionales ratificados por el Estado mexicano y los demás ordenamientos aplicables en la materia.”

Precisamente la reforma se refiere a la penúltima parte del artículo 4, ya que implementa “las acciones y tareas específicas establecidas en los tratados internacionales en materia de igualdad entre mujeres y hombres”. El artículo 9 mencionado tenía sólo cinco fracciones y dice:

“Artículo 9.- La Federación, a través de la Secretaría que corresponda según la materia de que se trate, o de las instancias administrativas que se ocupen del adelanto de las mujeres, podrá suscribir convenios o acuerdos de coordinación con la coparticipación del Instituto Nacional de las Mujeres, a fin de: I. Fortalecer sus funciones y atribuciones en materia de igualdad; II. Establecer mecanismos de coordinación para lograr la transversalidad de la perspectiva de género en la función pública nacional; III. Impulsar la vinculación interinstitucional en el marco del Sistema; IV. Coordinar las tareas en materia de igualdad mediante acciones especificas y, en su caso, afirmativas que contribuyan a una estrategia nacional, y V. Proponer iniciativas y políticas de cooperación para el desarrollo de mecanismos de participación igualitaria de mujeres y hombres, en los ámbitos de la economía, toma de decisiones y en la vida social, cultural y civil.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: