OAXACA LOS DERECHOS HUMANOS

Foto de APPO
Boletín del Espacio de Organizaciones Civiles
17 de julio de 2007
www.asambleapopulardeoaxaca.com

foto-2-oaxaca-ders-humns.jpg

El 16 de julio de este año 2007, nuevamente Oaxaca, un Estado ubicado en el sur de México, ha sido escenario de la barbarie de su gobernador Ulises Ruíz Ortiz, al cual desde el año 2006 la población lo ha desconocido como tal y exige su salida, demanda que encabeza la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) .

Como resultado del ejercicio de sus derechos constitucionales, los integrantes de la APPO, han sido brutalmente reprimidos especialmente sus dirigentes, sin por ello, quedar a salvo la población en general, pareciendo ser que ha dicho gobernador se le ha olvidado el artículo 39 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Aquí no se trata de estar de acuerdo o no con la APPO o con sus métodos de lucha, sino el de observar que efectivamente, se han violentados los derechos humanos de niñ@s, mujeres, jóvenes, adultos y personas de la tercera edad. Sus edades fluctúan de entre los 15 a los 67 años de edad, según el propio comunicado oficial del Gobierno de Oaxaca, más los desaparecidos del cual no da nota su listado.

De los detenidos y hospitalizados destacan el abogado Jesús Alfredo López García (Abogado del Comité de Liberación 25 de Noviembre) y César Grijalva (Psicólogo del Comité de Liberación 25 de Noviembre), porque ambos estaban desarrollando sus trabajos profesionales en los momentos de su detención, agresión y posterior hospitalización del primero de ellos y hoy a catorce días de los hechos, de varios “desaparecidos” que no se sabe aún su paradero.

El pueblo de Oaxaca como, me atrevo a afirmar, de todo México, está exigiendo y luchando por el ejercicio pleno de tres principios esenciales: la libertad, la justicia y la paz, los cuales como señala el “Considerando” primero del “Preámbulo” de la Declaración Universal de Derechos Humanos, (A.G. res. 217 A (III), ONU Doc. A/810 p. 71 (1948)), “tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana”, reconocimientos mismos que el Gobernador de Oaxaca a violentado permanentemente.

La dignidad intrínseca (intrínseco, ca., (Del lat. intrinsĕcus, interiormente). 1. adj. Íntimo, esencial. esencial. (Del lat. essentiālis). 1. adj. Perteneciente o relativo a la esencia. El alma es parte esencial del hombre. Real Academia Española Diccionario de la Lengua Española – Vigésima segunda edición), del ser humano no es algo que se puede otorgar caprichosamente por alguien y menos aún, por los gobernantes, los cuales tienen obligaciones constitucionales especificas dentro de las cuales se encuentran el respeto a la ley y a los derechos de los gobernados, sino que se refiere a un derecho con el que nace toda persona y el cual además, es inalienable (inalienable. (Del lat. inalienabĭlis). 1. adj. Que no se puede enajenar. enajenar. (Del lat. in, en, y alienāre). 1. tr. Pasar o transmitir a alguien el dominio de algo o algún otro derecho sobre ello. 4. prnl. Desposeerse, privarse de algo. Real Academia Española Diccionario de la Lengua Española – Vigésima segunda edición), por esto, es que resultan aún más aborrecibles las declaraciones del gobierno de Ulises Ruiz Ortiz, cuando habla del respeto a los derechos humanos y sus actos, nos dicen exactamente lo contrario.

Todos hemos visto en los noticiarios de la televisión o en el periódico, fotografías y videos de niñas y niños golpeados, lesionados y posteriormente encarcelados, mujeres presas, ultrajadas, personas de la tercera edad arrastradas, golpeadas y encarceladas, estudiantes mujeres y hombres vapuleados, hostigados y apresados, trabajadores, campesinos, obreros torturados, la población entera atemorizada, menospreciada y desconocidos sus derechos, esto es, me estoy refiriendo, a la barbarie ultrajante que vive el pueblo de Oaxaca por parte del gobierno local y federal, cuestión que además, desgraciadamente, no es privativo sólo de ese lugar, a la mente me viene Atenco, del Estado de México ¿Lo recuerdan?.

El gobernador de Oaxaca al desconocer y menospreciar los derechos humanos de su pueblo, viola también, el segundo “Considerando” del “Preámbulo” de la Declaración Universal de Derechos Humanos (a más de toda otra serie de leyes tanto nacionales como internacionales), que a su letra señala: “Considerando que el desconocimiento y el menosprecio de los derechos humanos han originado actos de barbarie ultrajantes para la conciencia de la humanidad; y que se ha proclamado, como la aspiración más elevada del hombre, el advenimiento de un mundo en que los seres humanos, liberados del temor y de la miseria, disfruten de la libertad de palabra y de la libertad de creencias,”.

Y no está por demás recordarles al gobernador de Oaxaca y a todos en general, que la propia Declaración Universal de Derechos Humanos reconoce como un Supremo Derecho, la Rebelión contra la tiranía y la opresión, de la que hoy hace gala aquel, cuando se violenta el Estado de Derecho, tal y como se desprende de su tercer “Considerando” que textualmente dice: “Considerando esencial que los derechos humanos sean protegidos por un régimen de Derecho, a fin de que el hombre no se vea compelido al supremo recurso de la rebelión contra la tiranía y la opresión,”.

Los lamentables hechos ocurridos en Oaxaca y que pueden seguirse dando ahí o en cualquier otro lugar, suceden porque permanecemos callados e inactivos ante los mismos, dicho de otra manera, consentimos éstos y de esa manera, se multiplican. Hoy, los que no vivimos en ese lugar quizá podamos pensar que están muy lejos, pero definitivamente no es así, ya que se trata de una forma de hacer política y ésta, la política autoritaria y represiva como cualquier otra, no tiene fronteras, como bien lo estamos viendo y viviendo.

Por eso es importante reflexionar, analizar, decir y hacer, para que todos en una gran comunidad, digamos basta a la masacre en cualquier lugar y en contra de cualquier ser, basta de injusticias, basta de autoritarismo y de represión, basta de violencia, basta de atemorizar al pueblo, respeto al Estado de Derecho, respeto a los Derechos Humanos de tod@s.

“Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.”(Artículo 1 Declaración Universal de Derechos Humanos, (A.G. res. 217 A (III), ONU Doc. A/810 p. 71 (1948))

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s