Promover y Proteger Todos los Derechos Humanos Para Todos

Dentro de la complejidad de las violaciones a los Derechos Humanos en América Latina, destaca el caso de Colombia, país que vive desde hace más de cuatro décadas una guerra interna que tiene diversas vertientes, en las que intervienen las fuerzas insurgentes armadas; las fuerzas paramilitares y las fuerzas armadas de la policía y ejército del Estado y dentro de esos escenarios, quedan atrapados a más de la sociedad civil, los propios trabajadores y sus organizaciones sindicales, a quienes en forma especial y selectiva, se les ha estado reprimiendo violentamente, llegando al asesinato, secuestro, desaparición y en el “mejor de los casos”, amenazando, amedrentando y hostigando de todas las formas.

Tiene una de las cifras más altas de asesinatos de trabajadores y dirigentes sindicales, hasta el año de 2004, se contaban más de DOS MIL trabajadores asesinados y otros tantos desaparecidos, secuestrados, torturados y amenazados de muerte, como lo han constatado entre otras ONG internacionales, ICTUR (The International Centre for Trade Union Rights), (Centro Internacional para los Derechos Sindicales) (con registro en la ONU) y su Comisión Internacional para los Derechos del Trabajo, con sus “Misiones Internacionales” del 2004 y 2005.

La Central Unitaria de Trabajadores de Colombia (CUT), organización que agrupa a una gran cantidad de sindicatos, informa a través de su página de Internet que, el 2 de mayo del 2005, fueron asesinados los trabajadores compañeros: “ADAN PACHECHO RODRIGUEZ, trabajador del sector eléctrico y afiliado a Sintraelecol, Seccional Atlántico, quien fue baleado el 2 de mayo a las 5:40 de la tarde. Igualmente, el asesinato del compañero HÉCTOR VERBEL PATERNINA, pensionado de la antigua Caja Agraria, quien fue ultimado por dos sujetos motorizados.” También denuncia “…el atentado de que fue víctima el compañero JULIO LAMBOGLIA, Expresidente de la Asociación de Jubilados de la Universidad del Atlántico, quien fue gravemente herido de cinco balazos.”

La CUT agrega que en el año 2004 fue víctima “del asesinato de 17 dirigentes y 71 afiliados, para una macabra cifra de 88 sindicalistas inmolados, hecho que pone en tela de juicio la democracia colombiana. En lo corrido del 2005 han caído bajo las balas asesinas dos dirigentes sindicales y 14 afiliados, para un total de 16 sindicalistas muertos, lo que significa que cada mes asesinan cuatro sindicalistas.”

A las cifras anteriores, desgraciadamente habrá que sumar el total del año 2005, del 2006 y lo que va del presente año 2007, esto es, que la violación a uno de los derechos humanos fundamentales, la Vida, sigue siendo persistente y sistemático en contra de los trabajadores y sus dirigentes y también de la población en general. En próximos notas, escribiré de los últimos informes de estos hechos.

La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH)), en su carta de fecha 26 de mayo de 2005 dirigida al Presidente de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en el “Seguimiento de los resultados de la Cumbre del Milenio” (Quincuagésimo noveno período de sesiones, Temas 45 y 55 del programa, Aplicación y seguimiento integrados y coordinados de los resultados de las grandes conferencias y cumbres de las Naciones Unidas en las esferas económica y social y esferas conexas, Un concepto más amplio de la libertad: desarrollo, seguridad y derechos humanos para todos, Informe del Secretario General), señala atinadamente en el punto 2 del Plan de Acción que:

“2. El presente plan de acción, basado en los progresos alcanzados en la esfera de los derechos humanos en los seis últimos decenios, señala una vía para fortalecer el ACNUDH de modo que se encuentre en mejores condiciones de responder a los imperativos actuales respecto de los derechos humanos. Empieza con el reconocimiento de que, en el contexto mundial, el cumplimiento de los derechos humanos se encuentra muy retrasado respecto de su articulación. Nuestro objetivo debe ser el de contribuir a salvar la distancia que separa la alta retórica que se emplea en los salones de las Naciones Unidas para hablar de los derechos humanos y las crudas realidades que pueden encontrarse sobre el terreno. En el plan de acción se aboga por fortalecer el perfil y la capacidad del ACNUDH, adoptar nuevos planteamientos, mejorar sus labores de planificación y gestión y aumentar considerablemente sus recursos.”

Cabe destacar de este punto, el RECONOCIMIENTO que hace la Alta Comisionada de que, “en el contexto mundial, el cumplimiento de los derechos humanos se encuentra muy retrasado RESPECTO DE SU ARTICULACIÓN” y el OBJETIVO que traza, mismo que fue aprobado por la Asamblea General de la ONU, de “contribuir a salvar la distancia que separa la ALTA RETÓRICA que se emplea en los salones de las Naciones Unidas para hablar de los derechos humanos y las CRUDAS REALIDADES que pueden encontrarse sobre el terreno”, lo que viene a constatarse con el caso de Colombia del que apenas se ha dado una pincelada y ante tales acontecimientos, es que se debe Promover y Proteger Todos los Derechos Humanos Para Todos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s